El crypto crash: por qué Bitcoin cayó a sus valores más bajos desde 2020 y qué puede pasar en el futuro

La combinación del aumento de las tasas de interés en los Estados Unidos y el colapso de Terra, una de las diez criptomonedas con mayor capitalización, desencadenó la tormenta perfecta para el mercado.

Las criptos atravesaron su peor semana en 12 meses, con un desplome en el precio de Bitcoin y otros criptoactivos que llevó a más de US$ 500.000 se perdieron en el mercado y toca precios mínimos desde 2020.

Ninguno escapó a la dinámica del resto de activos de renta variable, como las acciones de empresas, que sufren desde hace meses -y esta última semana en particular- el cambio de política monetaria por parte de la Reserva Federal (FED), que abandonó los tipos de interés de 0 % y anunció un alza de hasta el 1%, con miras a aumentarlas en los próximos meses para frenar los niveles de inflación, los más altos en 40 años.

En este sentido, los principales índices de empresas como el S&P 500, el Nasdaq y el Dow Jones cayeron entre un 12 y un 30% en lo que va de año, por la salida de capitales en busca de activos de menor riesgo.

Es una respuesta al fin del “dinero barato” en el mundo y a un aumento espectacular de las acciones de las principales empresas del mundo -más del 100% entre 2020 y 2021- impulsado por la emisión récord de dinero debido a la pandemia y que llevó a una inflación al alza.

Sin embargo, al viento en contra que trajo el mercado financiero se sumó el pánico por la virtual desintegración de Terra, uno de los ecosistemas más importantes del criptomercado, que incluía un token nativo (Luna) y una moneda estable o stablecoin (UST) que , en conjunto, valían $ 50 mil millones hace solo 10 días. Hoy el valor de ambos es de poco más de US$4.000 millones, según datos de Coinmarketcap.

“Lo que vimos esta semana fue una tormenta perfecta. Veníamos de dos años de crisis mundial por el Covid, con alta emisión monetaria y bajas tasas que convergieron en el criptomercado y que, en mi opinión, tocó fondo esta semana”, dijo. dicho. Télam Manuel Beaudroit, CEO de Belo, uno de los intercambios argentinos más adoptados entre los criptousuarios del país.

La caída de Terra se debe fundamentalmente a una corrida masiva de dinero alojada en UST, cuya paridad con el dólar estaba respaldada por el valor de Luna y un mecanismo algorítmico de arbitraje entre uno y otro.

El mecanismo permitía que, ante una venta de UST, se vendieran Lunas en el mercado para pagar ese “dólar” con Lunas nuevas, y viceversa en caso contrario. Sin embargo, la pérdida de paridad con el dólar por unas horas el pasado fin de semana puso en alerta a sus tenedores, quienes tenían cerca del 80% de los UST existentes depositados en Anchor Protocol, una especie de banco que ofrecía una rentabilidad anual de 19,6% a cambio de estos depósitos.

Así empezó la llamada “espiral de la muerte”: una venta masiva de UST compensada con la emisión de Lunas no absorbidas por el mercado, lo que derrumbó su cotización y obligó a una emisión aún mayor para mantener la paridad con el dólar.

En consecuencia, Luna pasó de valer $64 por unidad el domingo pasado a menos de 1 centavo y UST a menos de 20 centavos este domingo.

“Lo que pasó con Terra tiene un impacto en el resto del ecosistema porque se usa para generar miedo e incertidumbre. Uno habla de esquemas Ponzi cuando es importante distinguir entre aplicaciones y proyectos que pueden surgir”, dijo Beaudroit.

Y agregó: “No es bueno asegurar el rendimiento o generar situaciones que, de alguna manera, animen a la gente a pensar que puede tener un alto rendimiento con una seguridad que no es tal. Por eso lo importante es cuidar al consumidor. y lo mejor La forma de hacerlo es con educación. Hacerles entender que las decisiones que toman tienen impacto y tienen que asumir responsabilidades”.

La duda de si un fenómeno como el ocurrido con UST podría ocurrir con el resto de las stablecoins -USDT, USDC o DAI son las más conocidas, cuya capitalización supera los US$132.000 millones- fue lo que sacudió por completo el esquema.

Si bien cuentan con diferentes mecanismos de respaldo -algunos con depósitos bancarios auditados que supuestamente aseguran cada unidad en circulación con un dólar fiduciario, y otros con una canasta de criptomonedas que supera con creces su valor en circulación-, el temor a que colapsaran también llenó de miedo. pánico del mercado

Bitcoin, Ether, Cardano, XRP, Polkadot, Avalanche y otras criptos cayeron entre un 25 y un 50 % en los últimos diez días, alcanzando en la mañana de este miércoles sus precios más bajos desde finales de 2020, en plena crisis de las criptomonedas.

“El mercado ya ha sufrido estas volatilidades. La gran diferencia es que, en América Latina, más de la mitad de los que tienen cripto por primera vez la compraron después de la pandemia y nunca han vivido un escenario así”, aseguró Ignacio Carballo a Télam. , docente, investigador y consultor de “cripto y finanzas alternativas” para American Market Intelligence (AMI) en Estados Unidos.

“Muchos lo hicieron para comprar monedas supuestamente estables y cuyo caso de uso no era la descentralización e ir contra el sistema, sino tener una moneda que la protegiera de la inflación del dólar. Hoy eso está en jaque y hay que ver si esos las personas que se animaron a comprar activos como UST, con los que perdieron mucho dinero, se animarán a hacerlo de nuevo en el futuro”, razonó Carballo.

El escenario que se está gestando ahora es el que muchos habían apuntado meses atrás: el fin del mercado alcista iniciado a mediados de 2020 y la entrada en una temporada de precios más bajos, que dejará espacio para la supervivencia de proyectos que realmente agregar valor y usabilidad.

“Lo interesante es ver cómo se va recuperando todo esto. Aún tenemos que seguir trabajando en el producto y en cómo generar mayor liquidez, mercado, infraestructura y aplicaciones para la vida diaria”, concluyó Beaudroit.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*