¿Qué pasa si hay una carrera alcista criptográfica: a quién pueden recurrir los inversores?

Los intercambios, los mercados de criptomonedas, no son necesariamente responsables de las tenencias de sus usuarios.
Los intercambios, los mercados de criptomonedas, no son necesariamente responsables de las tenencias de sus usuarios.

El criptomercado vive uno de sus peores momentos. De la mano de la volatilidad financiera mundial, estos activos aún nuevos frente a las inversiones tradicionales reaccionan en su mayoría con caídas mucho más contundentes que las sufridas por las bolsas tras el golpe a la economía mundial provocado por la guerra de Ucrania y el intento de la Reserva Federal de los Estados Unidos para sofocar la inflación.

La tendencia bajista que se apoderó del mercado esta semana tuvo un efecto anabólico que impulsó las caídas de precios y generalizó una sensación de pánico entre los inversores. Uno de los proyectos de moneda estable más prometedores, TerraUSD (UST), una moneda que pretendía imitar el valor del dólar estadounidense perdió completamente la paridad con su referencia como resultado de la caída de los precios de las criptomonedasespecialmente el de Luna, el token que usó UST para mantener su clavija con el dólar.

UST fue la tercera moneda estable más grande en el mercado criptográfico. Tether (USDT) y USD Coin (USDC) lo superan en capitalización de mercado. Pero a diferencia de esos dos, UST fue un intento de crear la moneda estable “algorítmica”. La diferencia, en términos generales, es que mientras USDT y USDC mantienen la paridad con el dólar mediante la acumulación de reservas en dólares y otros activos tradicionales, el fallido UST trató de mantener su valor a través de un mecanismo de arbitraje con Moon y otras criptomonedas. Pero ahora es el blanco de una corrida de toros.

Luna Foundation Guard lucha para que UST regrese a la paridad 1: 1 con el dólar, pero aún no puede
Luna Foundation Guard lucha para que UST regrese a la paridad 1: 1 con el dólar, pero aún no puede

El protocolo Anchor, que prometía una rentabilidad de casi el 20% anual en UST, atrajo a millones de ahorradores, agravando el impacto del fracaso de la stablecoin al sumar volumen y víctimas de su colapso. La autopsia de UST aún no ha terminado: la hipótesis principal es que la volatilidad de la criptografía utilizada para garantizar su precio desencadenó el mecanismo de arbitraje. Pero los inversores también arriesgan hipótesis de ataques y manipulaciones.

Cualquiera la razon, las pérdidas de pequeños y grandes inversores en UST, Luna y Anchor acompañaron una caída general en el valor de las criptomonedas en su conjunto. Según cifras de CoinmarketCap, la capitalización de mercado de todas las criptomonedas eliminó $ 200 mil millones en valor solo en las últimas 24 horas.

La naturaleza del mundo criptográfico, su objetivo de ser un ecosistema desregulado, descentralizado y libre de cualquier posibilidad de represión, deja a los inversores completamente solos. Como pocos, el mercado de las criptomonedas es un mercado de particulares sin recurso a terceros.

La naturaleza del mundo criptográfico, su objetivo de ser un ecosistema desregulado, descentralizado y libre de cualquier posibilidad de represión, deja a los inversores completamente solos.

Ante una corrida como la sufrida por UST y Luna, pues, el inversionista individual tiene poco de su lado. Se arriesgó y asume los resultados.

Lo más parecido que tienen los inversores en estas criptomonedas a un regulador es Luna Foundation Guard, la organización detrás del proyecto UST y Luna. Su alma mater, el desarrollador cofundador de Terra Do Kwon, está liderando los esfuerzos de la fundación para tratar de superar el colapso de UST. Por lo demás, sería lo más parecido a un banco central: el organismo salió a combatir las caídas de precios mediante el uso de reservas.

En medio de la debacle, Kown y la Fundación Luna trazaron un plan. Para devolver la paridad a UST, Kwon indicó que estaba apoyando una propuesta comunitaria que aumentará cuatro veces la cantidad de Luna acuñada por día. Esto permitiría que el ecosistema hiciera frente a la gran demanda de Luna por parte de los inversores que buscan deshacerse de UST debido a su reciente colapso.

El mercado de criptomonedas borró un valor equivalente a USD 200.000 millones en 24 horas REUTERS/Dado Ruvic/Illustration/File Photo/File Photo
El mercado de criptomonedas borró un valor equivalente a USD 200.000 millones en 24 horas REUTERS/Dado Ruvic/Illustration/File Photo/File Photo

“En primer lugar, la única forma de avanzar será absorber el suministro de monedas estables que [buscan liquidarse] antes de que UST pueda comenzar a volver a unirse a la clavija. No hay forma de evitarlo”, explicó el fundador.

Cabe señalar que UST confía en LUNA para mantener su paridad 1:1 con el dólar estadounidense a través de un conjunto de mecanismos de emisión y quema de tokens. Los usuarios siempre pueden intercambiar 1 UST por el equivalente a $1 Luna. Cada vez que hacen esto, también destruyen ese UST y lo sacan de circulación. Sin embargo, solo se puede vender una cantidad limitada de UST por día. Por lo tanto, al mismo tiempo, busca aumentar la capacidad de acuñación de Luna de USD 293 millones a USD 1.200 millones.

“Sí, se queman miles de millones de UST y Luna se diluirá significativamente. Sin embargo, no hay límite en la oferta de Luna, este mecanismo de mercado realmente funcionará para traer UST estable y precio de Luna estable (aunque probablemente a un precio más bajo para Luna)”, explicó la propuesta que hasta ahora prácticamente solo encontró votos. a favor entre los poseedores de criptomonedas.

Lo más parecido que tienen los inversionistas en UST y Luna a un regulador es Luna Foundation Guard, la organización detrás del proyecto.

Hasta ahora, los esfuerzos de Kwon y Luna Foundation Guard no tuvieron el resultado esperado.

Y el sentimiento de impotencia en el que cayeron muchos inversores en criptomonedas se vio acentuado por otra revelación. Coinbase, el intercambio -mercado- de criptomonedas más importante de Estados Unidos informó a la Bolsa de Valores que los inversionistas que utilizan sus sistemas ni siquiera tienen derecho a reclamarlos en caso de que algo salga mal.

“Debido a que los activos criptográficos en custodia pueden considerarse propiedad de un estado de quiebra, en caso de quiebra, los activos criptográficos que tenemos en custodia en nombre de nuestros clientes podrían estar sujetos a procedimientos de quiebra y dichos clientes podrían ser tratados como nuestros acreedores generales. . sin garantía”, escribió Coinbase en la presentación.

Dicho más simple. En caso de quiebra, las tenencias de los usuarios de Coinbase no pertenecen a esos usuarios. Forman parte de los activos que la empresa puede liquidar para saldar deudas.

Y en este punto es donde cobra relevancia uno de los elementos más importantes del mundo criptográfico. La idea de activos y monedas descentralizados -sin bancos, gobiernos o el sistema financiero tradicional- implica que para poseer esos activos, cada inversionista necesita ponerlos en su propio bolsillo. O, en términos criptográficos, en su propia billetera. Ya sea una billetera digital como Metamask o una billetera “fría” como Ledger, un objeto similar a una memoria flash, si el inversor no tiene su criptomoneda en sus manos, no es dueño de ella. Y si el tercero con el que opera, un intercambio por ejemplo, desaparece, no hay nadie a quien reclamar.

SIGUE LEYENDO:

Hoy se conocerá la inflación de abril: rondará el 6 por ciento y el Gobierno ya admite que la anual superará el 60 por ciento
Trampa productiva: sigue el tira y afloja entre Kulfas y Pesce por el control de importaciones pero negocian una nueva flexibilización
“Murió antes de nacer”: empresarios y Congreso creen que no prosperará el inesperado impuesto a la renta de Martín Guzmán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.